El 14 de julio de 2018 el servicio de Juventud del Ayuntamiento de Càrcer, una pequeña población a unos 50 km al sur de Valencia, dió la oportunidad a 20 jóvenes para disfrutar de una mañana de fotografía con Andanafoto.

Jóvenes que aman la fotografía y tienen claro que aprender cultura visual y expresión fotográfica los convertirá en adultos críticos, felices y auténticos.

El taller se iniciaba con una pregunta:

¿Cómo lleno mi cabeza de aquello que hace falta para que pueda hacer buenas fotografías?

Por eso, durante la mañana del sábado les mostramos formas de mirar para que se reconocieran en ellas con los trabajos de Sophie Calle, Eduardo Nave, Susan Meiselas o Chema Madoz. Que la mirada se encuentra aprendiendo cultura visual, en exposiciones, libros, textos, pinturas pero también viviendo la vida como Jaques Henry Lartigue.

Con la enseñanza de la fotografía a jóvenes estalla el aprendizaje, la reflexión y la creatividad así que nos han dejado boquiabiertos con sus proyectos fotográficos desde la autenticidad.